Blog

¿Qué pasa si mi empleado se niega a firmar la Cláusula de Confidencialidad?

Lilliam Valenzuela, 12 de Septiembre de 2017volver al blog

El deber de secreto reconocido en el Art. 10 de la Ley Orgánica 15/1999 de Protección de Datos (LOPD) exige la adopción por el Responsable, de las medidas de seguridad para garantizar este deber de secreto. El art. 89.2 del Real Decreto 1720/2007 refiere que el responsable adoptará las medidas necesarias para que el personal conozca las normas internas así como las consecuencias en caso de incumplimiento.

De acuerdo con el Art. 20.3 del Estatuto de los Trabajadores, “el empresario podrá adoptar las medidas que estime oportunas de vigilancia y control para verificar el cumplimiento por el trabajador de sus obligaciones y deberes”. El Tribunal Supremo (TS) ha establecido que “La empresa debe establecer previamente las reglas de uso de los medios propios (correo electrónico, internet, ordenadores etc.) con aplicación de prohibiciones absolutas o parciales e informar a los trabajadores de que va existir control laboral de dichos medios”.

En consecuencia, se puede afirmar que la “Cláusula de confidencialidad y las normas para el uso de recursos empresariales”, que se entrega a los empleados para informarles sobre sus derechos y deberes, siempre y cuando se redacte conforme a derecho, da cumplimiento a las leyes y a la jurisprudencia del TS.

Por lo general no es preciso obtener una conformidad previa de los empleados para la creación de políticas internas cuando el régimen disciplinario remite a lo previsto en la ley y en el convenio colectivo de aplicación. Basta con que se pueda acreditar que han sido informados, o lo que es mejor, que han recibido formación al respecto. La empresa debe siempre estar a disposición del empleado para explicarle el contenido, pero no está obligada a negociar las normas. Podemos usar varios medios para acreditar notificación de la cláusula, como por ej. Confirmación de entrega/lectura del correo electrónico, firma de recibí. El empleado puede negarse a firmar, pero no a cumplir, ya que el incumplimiento de las normas que le han sido notificadas puede ser considerado un acto de desobediencia, con la consecuente medida disciplinaria que establezca su convenio para esta conducta.

Por tanto, la inconformidad de un empleado respecto a las normas y politicas internas no debe convertirse en un quebradero de cabeza para las empresas puesto que aquello que se hace conforme a la ley, lejos de generar conflicto, genera seguridad jurídica.

Compartir

volver al blog

Contacto

Umbra Consulting

UMBRA CONSULTING, S.L.
Oficinas en:
Alicante: C/ Alvarez Sereix 1B, 03001, Alicante, ESPAÑA.
Madrid: C/ Santa Engracia 31, 28010, Madrid, ESPAÑA.
Las Palmas de Gran Canaria: C/ Rafael Cabrera 9, Oficina 6, 35002, Las Palmas

ATENCIÓN AL CLIENTE Y CONSULTAS: info@umbraconsulting.es